Pensión de jubilación no contributiva

El Estado español por medio de la Seguridad Social, garantiza la percepción de una pensión de jubilación no contributiva a todos los españoles y residentes legales en el país, según las normas legales establecidas, tras acreditar la carencia de recursos económicos para subsistir entre otros requisitos.

Se asegura asimismo la asistencia médico y farmacéutica sin costo y otros servicios de ayuda social complementarios. En este caso específico no se requiere haber cotizado en algún régimen de la Seguridad Social. Contempla asimismo la situación de que no se haya cumplido las condiciones necesarias para acceder a alguna de las modalidades de las pensiones contributivas por diversas razones.

 

Requisitos

  • Ser mayor de 65 años de edad

  • Poseer residencia legal mínima de 10 años, entre los 16 y la edad de retribución de la pensión. Dos años deben ser inmediatos y consecutivos a la solicitud de la pensión

El termino de la percepción de la pensión, será la consecuencia de alguno de los siguientes factores:

  • Traslado de residencia al extranjero o estancia superior mayor del límite establecido

  • Obtención de rentas que anulen la circunstancia de necesidad

  • El fallecimiento del pensionista