Generalidades de las pensiones de invalidez

Las pensiones de invalidez cubren los supuestos en los que un trabajador pierda sus facultades físicas para trabajar en diferentes grados y en consecuencia, se produzca una reducción de los ingresos obtenidos. Estas pensiones se pueden tramitar después de la realización de un tratamiento correspondiente para la recuperación, y este finalice en el no restablecimiento del estado inicial.

 

Tipos de incapacidad

Las pensiones de invalidez están dividas en relación a las capacidades que posea un determinado trabajador para ejecutar sus tareas habituales, o de la incapacidad resultante como consecuencia de una enfermedad o un accidente.

Para ser beneficiario se debe pertenecer a cualquier Régimen de la Seguridad Social y cumplir con los requisitos que para el grado de incapacidad sea determinado.



Los Tipos de incapacidades son:

Invalidez parcial: es aquella que provoca una disminución de la capacidad para trabajar en la profesión habitual en un mínimo de un 33% del rendimiento normal.


Invalidez total: es aquella cuya consecuencia es la incapacidad del trabajador para la realización de su profesión habitual, pero con la posibilidad de desarrollar una actividad diferente.


Incapacidad absoluta: el trabajador no está capacitado para desarrollar ningún tipo de actividad laboral, independientemente de que sea la profesión habitual u otra.


Gran invalidez: la incapacidad del trabajador abarca un campo más amplio que el profesional y necesita de la asistencia de un tercero para realizar las tareas cotidianas.



Montos de las prestaciones

Las cuantías de las prestaciones dependerán del grado de invalidez que un determinado trabajador presente. El pago de la prestación se efectúa en un abono único. Se calcula a través de la base reguladora y el coeficiente que corresponda a cada categoría de incapacidad:

 

  • Incapacidad parcial : indemnización a tanto alzado (importe fijo) de 24 mensualidades. La base reguladora será la reconocida para el cálculo de la incapacidad temporal. Para más información ver: incapacidad temporal
  • Incapacidad total: Hasta los 55 años se tomará el 55% de la base reguladora; desde los 55 años se incrementará un 20% cuando existan causas que provoquen una dificultad especial en la búsqueda de un trabajo distinto al habitual.
  • Incapacidad absoluta: estará formada por un 100% de la base reguladora.
  • Gran invalidez: será el 100% de la base reguladora y se incrementará en un 50% para destinar esa cuantía a la remuneración de la persona que deba atender al trabajador incapacitado.

 

Pago y revalorización de la prestación

Para el pago de la prestación se utilizarán los siguientes criterios:


  • 14 mensualidades: 12 anuales y 2 extraordinarias, si la incapacidad deriva de una enfermedad común o de un accidente no profesional.

  • 12 mensualidades: con las pagas extraordinarias incluidas en estas 12 mensualidades, cuando se trate de una enfermedad o accidente laboral.

Como en todas las pensiones estatales, la revalorización de la cuantía será anual y se calculará de acuerdo con los presupuestos legales establecidos. Igualmente se garantizarán cuantías mínimas, cuando el trabajador posea los 65 años de edad. Asimismo este tipo de pensión tributa al IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).