Jubilación especial a los 64 años

Se trata de una situación especial de jubilación, fomentada para la creación de empleo. El requisito de edad mínima para el acceso a la pensión queda reducida a los 64 años, sin prejuicios económicos en la cantidad a percibir. Para acceder a esta modalidad los requisitos establecidos deberán ser cumplidos por parte del trabajador y la empresa. El trabajador que opte por una jubilación a los 64 años deberá ser inmediatamente sustituido por otro registrado en las oficinas de desempleo del INEM (Instituto Nacional de Empleo).

El trabajador deberá ser por cuenta ajena y tener 64 años de edad real, no la ficticia obtenida por coeficientes reductores de la edad por trabajos peligrosos o para minusválidos. Para obtener este tipo de jubilación, se deberá asimismo cumplir con los mismos requisitos que se utilizan para la percepción de la pensión ordinaria: afiliación a la Seguridad Social, en situación de alta o asimilada y periodo de cotización mínimo de 15 años.

 

Además dicho trabajador debe pertenecer a una empresa en la que esté regulado (ya sea por pacto o convenio) la obligación de la sustitución de un trabajador que vaya a jubilarse por uno en situación de desempleo. Por su parte la empresa debe contratar al trabajador sustituto, en el puesto o la categoría profesional del trabajador a jubilarse; condiciones estipuladas por ley.

 

El contrato puede adaptarse a cualquiera de las modalidades reconocidas en la ley, salvo los contratos a tiempo parcial, eventual por circunstancias de la producción o contrato de acumulación de tareas o exceso de pedidos. La duración será de un año como mínimo y se formalizará y nombrará por escrito al trabajador que se sustituye. De este modo se podrá comenzar a tramitar la pensión especial a los 64 años por parte del trabajador.

 

Existe la posibilidad de que el trabajador sustituto sea un trabajador perteneciente a la misma empresa y que posea un contrato temporal. En este caso la realización de dicho contrato debe ser anterior a la fecha en la que el futuro jubilado cumpla los 65 años. En el caso de incumplimiento de las condiciones establecidas, el empresario abonará a la entidad gestora los importes de la prestación de jubilación hasta la contratación de otro sustituto reglamentariamente o hasta la duración mínima del contrato, es decir un año.



Apoyo a la jubilación anticipada

Se trata de una serie de prestaciones económicas ante las circunstancias de reconvensión empresarial, crisis económicas y ayudas a la jubilación anticipada, mediante las cuales se ofrece el equivalente económico a la jubilación, por un periodo máximo de 5 años. Este apoyo contempla los siguientes casos:

 

  • Empresas sujetas a planes de reconvensión.
  • Empresas en crisis no sujetaras a los planes de reconvensión.
  • Ayudas previas a la jubilación anticipada.