Planes de jubilación








Definición

Un plan de jubilación -no de debe confundirse con los planes de pensiones- es un seguro de vida que un cliente contrata con una entidad aseguradora, con el fin de que éste obtenga un capital en caso de jubilación o fallecimiento. La liquidez, se puede destacar como una diferencia relevante entre un plan de jubilación y un plan de pensiones. En el primero se puede hacer retiro del dinero cuando se desee, condicionándolo al pago de comisiones. En el segundo, la liquidez está supeditada a la reglamentación correspondiente a los planes de pensiones. Para más información ver prestaciones y contingencias. Otras diferencias entre el plan de jubilaciones y plan de pensiones son:

  • Está gestionado por una compañía de seguros.

  • La distribución del plan de jubilación puede realizarse por medio de entidades distintas a las de los seguros, pero deben tener un contrato con la compañía aseguradora.

  • Se puede acceder al capital antes de lo previsto, aunque esto supone altas comisiones. Esto es lo que se denomina rescate.

  • La fecha que se acuerda con la entidad para percibir las aportaciones, no debe necesariamente coincidir con la fecha de jubilación.

  • Permiten cancelaciones o rescates parciales del plan sin penalización y la posibilidad de volver a ponerlo en marcha nuevamente.

  • El capital que percibe el cliente es distinto en caso de jubilación que en el caso de fallecimiento.

  • No se benefician de desgravaciones fiscales.

  • Posee menor rentabilidad y un interés fijo.

Prestaciones
En lo referente a las prestaciones de los planes de jubilación se debe tener en consideración lo siguiente:

  • El capital garantizado: se trata de la cantidad que el tomador del seguro recibirá al concluir su póliza, independientemente de que la compañía aseguradora haya sufrido una quiebra; ya que este capital se ha depositado en un banco previamente.

  • El capital estimado: se trata de la cantidad que la aseguradora calcula que deberá pagar cuando concluya la póliza, teniendo en cuenta los intereses generados.

Fiscalidad de los planes de jubilación
Se debe precisar que el capital percibido, una vez que concluye el periodo pactado por el seguro, está considerado como de rendimiento de capital mobiliario a efectos del IRPF (Impuesto sobre la Renta sobre las Personas Físicas). Durante el contrato del seguro no hay desgravaciones en la base imponible del IRPF como ocurre con los planes de pensiones. No obstante, en el plan de pensiones se da un diferimiento de impuestos que el beneficiario deberá tributar cuando reciba las prestaciones en conformidad con las cantidades percibidas. Este diferimiento no tiene lugar en el plan de jubilación, por lo que el tomador del seguro pagará un porcentaje muy pequeño con respecto a la cantidad percibida.