Procedimiento judicial de la declaración de quiebra

El procedimiento judicial consiste en la declaración del estado de quiebra. La quiebra significa que no hay suficiente capacidad económica para cumplir con todos compromisos económicos que se tiene, es decir, todas aquellas deudas adquiridas.

En primer lugar se analiza el estado de la deuda y la situación financiera actual del quebrado. Seguido al análisis, se procede a la presentación de un informe, en el cual se basan los especialistas para la negociación con los acreedores. Finalmente como resultado de la negociación, quedará establecido un acuerdo de pago. El objetivo del proceso judicial es resolver la situación en un plazo de cuatro a cinco meses. A partir de que el jurado acepte y declare el inicio del concurso, se llevará a cabo el nombramiento de una administración competente para manejar la situación de la mejor manera posible. Además de elegir los entes que llevarán a cabo la gestión del proceso, se hará un debido estudio del patrimonio del deudor. Estudio del patrimonio permite conocer los siguientes datos:

  • El inventario del patrimonio.
  • La lista oficial de los acreedores que intervienen.
  • Análisis de la vida financiera del deudor.
  • Tipo de calificación de los créditos y/o préstamos pendientes.

Una vez recolectados los datos anteriores mediante el informe, se establece una propuesta de acuerdo, la cual se realiza bajo la supervisión del juez correspondiente. Para poder llegar a lo que se conoce como la ejecución del convenio, la propuesta debe ser votada por todos aquellos acreedores que intervienen en el concurso.



¿Cómo termina la liquidación de la deuda?

El proceso judicial termina con la liquidación de la deuda. La ejecución de esta liquidación puede darse de las siguientes maneras:

 

  • Mediante un embargo de los bienes: Los acreedores tienen la potestad de disponer sobre los bienes del deudor. De esta forma los bienes pasarían a saldar la deuda pendiente.

  • Con la venta de los bienes: El dinero que queda como resultado de la venta de los bienes del deudor pasa a manos de los acreedores. En algunas ocasiones, los acreedores no están interesados en los bienes, sino en recuperar el dinero en efectivo. En este sentido, se ponen en venta los bienes del deudor.

  • Con la reducción de la deuda en un 50%: La reducción de la deuda es una situación ventajosa para el quebrado, en la medida en que podría tener más posibilidades de saldar sus deudas y no perder su patrimonio.

  • Aplazo del pago: El aplazo del pago está relacionado con el aplazo de la deuda. Generalmente se da un plazo de cinco años para el cubrimiento total de la deuda.


¿Cómo demostrar la insolvencia del quebrado?

En la quiebra necesaria se debe demostrar la insolvencia del quebrado. La forma de argumentar la insolvencia se lleva a cabo a través de los siguientes casos:

 

  • Insuficiencia de bienes para satisfacer los pagos: La solicitud debe basarse sobre los bienes en los cuales se elaboraron los títulos. En este caso se busca que los bienes sean suficientes para el pago de la deuda pendiente.

  • Pago normal de las obligaciones: A pesar de que los acreedores no cuenten con una declaración de embargo, se puede acreditar la declaración de quiebra a través de los títulos de crédito que manifiesten las obligaciones del quebrado.

  • Fraude por ocultación o fuga del deudor: Puede hacerse la declaración de quiebra sí se presenta la fuga del quebrado y se desarrollan actividades de ocultación, como es el cierre de las oficinas comerciales sin un representante oficial, quien lleva a cabo las funciones pertinentes para el desarrollo del negocio. De esta forma el acreedor demuestra los hechos propios del fraude. La demostración de los hechos debe hacerse obligatoriamente ante un juez.