Diferencias entre préstamo y crédito

Muchos suelen confundir el préstamo con un crédito, pero sí entramos a analizar los conceptos de sus términos, podremos identificar fácilmente que tienen finalidades diferentes. De esta manera, antes de recurrir a un préstamo o a un crédito, es importante saber lo que encierra cada uno de ellos. Las diferencias entre un préstamo y un crédito son:

  • Con relación al concepto del término, en un préstamo hay una cantidad fija a disposición del cliente; por su lado el crédito involucra una cuenta de crédito a disposición del solicitante, y ésta suma se maneja a través de una tarjeta, que tiene una cantidad máxima de dinero, con un límite en sus fondos totales.

  • En cuanto al periodo; la operación en el préstamo es a mediano o largo plazo, y su periodo de amortización se hace en cuotas regulares, mensuales, trimestrales o semestrales. El crédito, por el contrario, posee un plazo de amortización corto, aunque éste puede variar dependiendo de las condiciones que se acordaron.

  • En un préstamo no se permite que se renueve su vencimiento, no así el caso del crédito, que sí permite renovación y ampliación las veces que se quiera.

  • Los intereses de un préstamo son más bajos que los de un crédito.

  • Por lo general los préstamos se utilizan para la adquisición de bienes durables, y los créditos se emplean en bienes de no durables.

  • En un préstamo se puede conocer un precio exacto, en cambio, en un crédito no se sabe el valor que se necesita.

  • En el préstamo casi siempre se conoce su fin, por el contrario, en un crédito no se tiene ni se conoce un fin, simplemente se cuenta con liquidez que pueda solventar algún gasto inesperado.

  • Los intereses en un préstamo se pagan por su suma total, en él crédito se pagan los intereses por el dinero que se dispuso.

  • Con respecto a la entrega del capital o suma de dinero, en el préstamo las entregas son parciales hasta que se complete el límite que se estipuló. Por el lado del crédito, la entrega del capital es total y se lleva a cabo cuando se formaliza el contrato de préstamo.

  • Un préstamo es menos flexible que un crédito.

  • El crédito es más costoso que el préstamo.

  • Los préstamos implican cantidades de dinero más elevadas que en comparación a las de los créditos.