Contrato de préstamo

Un Contrato es un convenio por medio del cual dos o más partes se obligan a cumplir determinados puntos, los cuales se establecen y posteriormente se citan en un documento. Sin embargo, el contrato puede ser oral; en éste tipo de contratos no se redacta ningún tipo de documento, pero sí queda un compromiso establecido. Teniendo en cuenta la definición de contrato, se puede decir que éstos encierran una serie de deberes y derechos. El contrato tiene un vínculo legal, lo que significa que los compromisos que dentro de él se pactan, se convierten en obligaciones para sus partes. La obligación en el contrato se puede hacer sobre una materia o cosa, que se determina por medio del acuerdo, y de esta manera se pactan las condiciones con respecto a la misma.

El contrato es un acuerdo voluntario entre sus partes, lo que significa que hay un consentimiento mutuo sobre el fin, al igual que los debidos compromisos y derechos, que el mismo implique. A pesar de ser un pacto recíproco, existe un elemento vinculante legal que obliga a las partes contratantes. Éste hecho hace que el acuerdo sea un acto jurídico. En el caso de los contratos verbales, se emplea la figura del testigo, quién de ser necesario dará testimonio sobre de los puntos pactados.


Contrato de préstamo

El contrato de préstamo, es un tipo de contrato en el cual las principales partes involucradas son el prestamista y el prestatario, siendo que es éste último quién solicita un monto de dinero al prestamista. Las partes, en el contrato de préstamo, pueden estar conformadas por personas físicas, compañías o gobiernos. En éste tipo de contrato, en concordancia con sus partes, se estipulan los siguientes puntos:

  • La suma que se presta
  • El plazo del pago
  • La tasa de interés
  • El número de cuotas y pagos
  • La suma total de los intereses
  • La suma total de los pagos y sus debidos porcentajes
  • Las sanciones económicas por incumplimiento, como el no pago, las demoras en los pagos y por refinanciación


Contrato de crédito

El “contrato de crédito” o “contrato de crédito en cuenta corriente” se utiliza como soporte a una cuenta corriente. Así, este tipo de contrato se convierte en un medio para solventar la falta de liquidez en un momento dado. El crédito se hace a través de una cuenta corriente, con un límite de fondos según lo pactado. El cliente que acceda a un crédito, puede o no gastar la cantidad de dinero que está a su disposición, y sí lo hace debe pagar los intereses sobre las todas sumas gastadas. Una característica a favor, es que las cantidades de dinero no gastadas no devengan intereses. El crédito a cuenta corriente resulta de esta manera, más flexible que el préstamo. En el contrato de crédito hay múltiples formas de obtener el dinero; estas son:

  • Cheques
  • Domiciliaciones
  • Pago en efectivo
  • Tarjetas