Según la modalidad de la cuota

La modalidad de la cuota tiene que ver con la forma en que se va haciendo el pago del préstamo. Al igual que las otras partes del préstamo, el ente bancario proporciona o sugiere un tipo de cuota, y es finalmente el cliente quien escoge que modalidad aplicar a su préstamo. Es importante no olvidar que siempre existe la posibilidad de negociar cuando se trata de un préstamo. Dentro de las diferentes modalidades de cuota encontramos las siguientes:

 


Préstamos con modalidad de cuota fija

La modalidad fija consiste en que la cantidad de la cuota siempre será la misma y no cambiará a lo largo del préstamo, a pesar de que los índices revelen intereses altos o bajos. El cliente que pacte un préstamo con modalidad de cuota fija, no tiene que preocuparse por las variaciones que el mercado revele.


Préstamos personales con modalidad de cuota variable

En estos préstamos la duración del plazo es variable, lo que significa que el período de amortización no se conoce, sino que depende del aumento o disminución de los diferentes tipos de interés. Por consiguiente, en momento en el que el índice presenta un tipo de interés alto, el período de amortización del préstamo aumenta; por el contrario, sí el interés es bajo, el período disminuye.


Préstamos con modalidad de cuota constante

En los préstamos con modalidad de cuota constante, la cuota se compone del capital que está amortizando y los intereses. Esta modalidad de préstamo es muy común y suele ser combinada con los préstamos a tipo fijo. La modalidad de cuota constante es también conocida como el método francés.

 


Préstamos con modalidad de cuota creciente

En los préstamos de cuota creciente, se establece un porcentaje que representa el aumento de la cuota anualmente. Como resultado, los primeros pagos son menores; ya que la amortización va aumentando con el tiempo, y los intereses que se pagan al final son mayores, en la medida en que por medio de los mismos se amortiza la cuota al final. La cuota con modalidad creciente es el resultado de la suma de los pagos e intereses.


Préstamos con modalidad de cuota decreciente

A diferencia de la modalidad de cuota creciente, las cuotas más relevantes se hacen en los primeros pagos del préstamo, y así cada vez la amortización es menor. Casi siempre se paga una cantidad igual; de esta forma la cantidad se va reduciendo y los intereses se calculan sobre la cantidad restante, la cual disminuye con el tiempo. Se puede decir que una cuota de modalidad decreciente es el resultado de la combinación entre una cantidad fija por abono, y otra decreciente por los intereses.