Préstamos hipotecarios

Antes de entrar a hablar de los préstamos hipotecarios, es clave contextualizar que es una hipoteca. Entendemos como concepto de hipoteca al documento mediante el cual se pacta que un prestamista tendría la propiedad de un bien inmueble para sí mismo, en caso de que el prestatario no efectuara el pago del préstamo solicitado. En la hipoteca un bien inmueble se convierte en garantía de un préstamo.


En un préstamo hipotecario, se ceden fondos que particularmente deben ser empleados para la compra de una vivienda. En ésta clase de préstamos existen dos tipos de garantías: la garantía personal y la garantía real. La garantía real es la hipoteca de la vivienda, la cual le da confianza al préstamo y hace que los intereses del mismo no sean elevados.